¿Por qué soplábamos nuestros juegos de Nintendo?

Sesgos cognitivos y hábitos nintenderos.

blow

Ok. Sabemos que este tema es conocido por todos aquellos que jugamos en la época del Nintendo Entertainment System allá por los 80s y 90s. La historia es simple: colocas tu juego en la NES, no funciona. Lo sacamos, soplamos en los pines de conexión, volvemos a conectar y listo. Mucho se ha dicho sobre si debemos o no hacer esto pero, al final del día, funcionaba.

¿Seguros? Muchos experimentos y teorías han sido creados para poder develar este mito acerca de nuestro “soplo de vida” y los juegos de NES… ¡Hasta Nintendo confirmó oficialmente que ésto malogra los juegos! Sin embargo, nunca se ha hablado sobre la verdadera razón por la que soplamos los juegos.

Hoy: Psicología al rescate.

LA CIENCIA DETRÁS: Heurísticos, nuestros atajos mentales.

Nuestro cerebro es algo así como la mejor máquina de reconocimiento de patrones que existe en el mundo y ha sido así desde hace cientos de miles de años. En la antigüedad, reconocer patrones era crucial para sobrevivir: ver las rayas del tigre que acecha, los colores de los frutos que consumían los primeros humanos, etc.

Hoy la historia es un tanto diferente: no tenemos que identificar patrones para sobrevivir, pero sí para leer situaciones sociales para poder actuar de manera correcta. Pero prestar atención a cada detalle resultaría extenuante, nuestro cerebro utiliza atajos mentales, los cuales son estudiados en psicología con el nombre de heurísticos y sesgos cognitivos.

Volvamos a fines de los 80s. ¿Pueden recordar quién fue la persona que les dijo que debían soplar el juego para que funcionara? Yo no, pero lo hacía… y lo hacía seguido. Si preguntan a sus amigos hoy, lo más probable es que les afirmen fervientemente que soplar eliminaba el polvo del contacto.

Legend-of-Zelda-Cartridge-of-Time

La verdad es que no hay nada más errado. Un poco de polvo que existe dentro de un hogar común jamás sería la causa de que el juego no funcione debido a que lo que hace funcionar a un juego de NES es el contacto de 72 pines cubiertos de cobre que cedían hacia atrás muy ligeramente cada vez que hacían contacto con el receptor dentro del NES. Cualquier cantidad de polvo casero sería arrastrada y expulsada por este sistema de conexión por contacto. La verdadera razón era que luego de un tiempo, alguno o varios de estos 72 pines se desgastaba y no hacía contacto con el equipo, causando “glitches”. Retirar y volver a introducir el juego una o varias veces arreglaba este fallo de manera momentánea, independientemente si se soplaba o no.

Pero, ¿por qué seguíamos soplando? Les presento tres sesgos cognitivos que utiliza nuestra mente durante esta experiencia tan nostálgica:

Sesgo post-hoc: Cuando se realiza una acción A y ocurre un evento B, entonces B es sí o sí sucede luego que sucede A. Este sesgo ha sobrevivido desde tiempos ancestrales: ofrendas para que los dioses estén felices y manden lluvia, sacrificar niños para que el volcán no entre en erupción.

Sesgo de creencia común: curioso que a pesar de no existir YouTube o Facebook, esta práctica se “viralizó” hacia todos los gamers. Si todos lo están haciendo es porque debe funcionar, ¿verdad?

Sesgo de confirmación: Ok, éste es interesante porque es uno de los más comunes en personas que tienen poco conocimiento sobre una materia pero quieren quedar bien. ¿Qué pensarían si yo les muestro esta imagen?

nes_corrosion_test_start

Créditos: Frankie Viturello

Es una prueba de que soplar el juego no lo arregla, más bien lo daña. Sin embargo, la mayoría de personas usan el atajo mental de ignorar esta prueba y señalaría que eso no importa, lo que realmente importa es que soplar funciona y no se diga más. También ignorarán nuestra explicación anterior acerca de la mecánica fallida de alguno de los 72 pines de cobre.

Nuestra mente busca aquellas razones que confirman nuestras propias creencias, descartando e ignorando las que no confirmen nuestro modo de pensar. Ah, y el sesgo de confirmación está muy involucrado en aquella creencia de muchos políticos de que los videojuegos causan violencia… cuando en realidad ayudan más en la educación y creatividad de las personas.

PALABRAS FINALES: La ciencia al rescate.

No queremos decir con esto que utilizar atajos mentales es malo. Para nada. Es algo común y natural debido a que nuestro cerebro sigue siendo el mismo luego de miles de años, lo que ha cambiado es nuestra manera de pensar gracias a la ciencia.

La ciencia actúa como un gran filtro a través del cual podemos ver realmente cómo es que funciona nuestro mundo y nosotros dentro de él. Permite equivocarnos una y otra vez hasta encontrar la forma correcta de hacer las cosas que hacemos y mejorar día a día. Hey, gracias a la ciencia es que los humanos han ido a la Luna, curado enfermedades y, obviamente, creado geniales videojuegos con los cuales nos entretenemos.

REFERENCIAS:

It’s okay to be smart – Why did we blow on NES games?

Higgins, C. (2012). Did blowing into Nintendo cartridges really help? Mental_Floss Magazine

Daniel Takaezu

Daniel Takaezu

Taka es psicólogo social, marketero y director de La Facultad Gamer. Su objetivo es compartir una visión científica de los videojuegos de ayer y hoy conectando la educación y el entretenimiento.