Nuestras anécdotas nintenderas

Celebrando 126 años de Nintendo.

nintendo 126

Muchos de nosotros crecimos en una época complicada para el país: terrorismo, miedo, inseguridad. En aquellas épocas quedarse en casa era lo más sensato. No existía Internet ni Facebook ni La Facultad Gamer pero es muy probable que nuestras casas nuestros padres hayan decidido comprar una consola de videojuegos. Nuestros primos mayores tenían Atari… pero nosotros teníamos Nintendo.

“Jugar Nintendo” se convirtió en una frase que nos llenaba de emoción y si bien nuestras primeras experiencias con la Gran N fueron los videojuegos, esta compañía nació hace ya 126 años como fabricantes de cartas Hanafuda.

Por eso hoy dejamos de lado los datos curiosos, los Top5 y la psicología de los videojuegos para compartir con ustedes nuestras primeras experiencias nintenderas.

Diana “Gato” Dionicio – El Dato Gamer

mario lakitu

Mis primos tuvieron una SNES primero, así que los veía jugar y algunas veces (muy pocas veces) me tocaba jugar a mí. Tiempo después mis padres me regalaron esa consola en Navidad, ¡mi primera consola y era de Nintendo! Tenía unos seis años. Uno de mis juegos favoritos era Mario All Stars, seguido de Disney’s Magical Quest 3 y Donkey Kong Country 2. Oh, la juventud.

Y bueno, como mis primos ya tenían su consola, yo solía jugar sola pero con público: mi hermana menor. Ella creció viendo como jugaba y, como es natural, ella también quería jugar pero yo quería seguir avanzando en mis juegos. Para evitar mayores conflictos, lo que hacía era conectar el segundo control y se lo daba mientras le decía: “¿ves la nube de ahí? ¡Esa eres tú! ¡Así que presiona esta flecha y vas a avanzar en el juego!”. Algo cruel, incluso ahora cuando recuerdo esos tiempos ella me mira con resentimiento. Luego de algunos reclamos (cuando ya se daba cuenta que la nube no le hacía caso), la dejaba jugar, pero al poco tiempo ella dejó de insistir porque se frustraba por perder rápidamente.

Con el paso de los años, varias consolas llegaron a casa (PSOne, PS2, PS3, Wii, Nintendo DS, etc) y mi hermana se entretenía observando como yo vivía aventuras con Mario, Crash, Lara Croft, Cloud y otros personajes. Años después, un día – un extraño día – ella se animó a jugar Donkey Kong Country Returns en el Wii y desde ahí se ha animado a jugar otros juegos conmigo, después de tantos años. Es curioso cómo se dan las cosas, como empezó todo con un juego de Nintendo.

Indira “Dino” Dionicio – Top 5

Super_Mario_All_Stars_3_2

Hace poco me preguntaron por el recuerdo más vívido de mi infancia, y, ¿saben qué? Me quedé en blanco. Suelo definirme como una persona con buena memoria, pero hay muy pocas cosas que recuerde de mi niñez – y eso que no ha sido hace mucho. Pero si hay algo que recuerdo es la sillita roja en la que me sentaba cuando tenía aproximadamente cuatro añitos, una criaturita.

Observar las aventuras de aquellos personajes de Nintendo manejados por mi hermana mayor era uno de mis mayores placeres, no lo voy a negar y nunca podría negarlo. Podía pasar horas de horas sentada a su lado, siempre tanteando a ver si me dejaba jugar en algún momento – spoiler alert: casi nunca me dejaba – y era una de mis actividades favoritas, o de hecho lo es hasta ahora. Y es que ella siempre ha sido mi heroína, no sé si porque yo no podía pasar del nivel 1-1 de Super Mario Bros 3 (ni siquiera podía llegar a la mitad, y apuesto a que tampoco podría hacerlo hoy a mis 21 años) o si es porque de verdad ella es muy buena en cuanto a videojuegos. Lo hacía ver tan sencillo que cuando yo intentaba y no podía, me molestaba, renegaba, me cuestionaba mi existencia y dejaba de intentar. Y de hecho dejé de intentar para dedicarme a observar, era como ver una película, pero incluso más interesante.

Nintendo ha significado y significa mucho más que entretenimiento en mi vida: es conexión, y no hablo de conectar los controles a la consola, me refiero a que si bien no siempre jugaba con mi hermana cuando éramos pequeñas, era algo que nos unía y que nos une hasta estos dias, 15 o 20 años después. Nintendo ha formado parte de mi vida desde que nací, literalmente – y aunque no lo recuerde a la perfección – y me ha dado mucho más de lo que cualquiera podría pensar. ¡Que sean muchos años más!

Daniel “Taka” Takaezu – La Facultad Gamer

PinballG&W

Yo recuerdo mi niñez rodeado por mis primos jugando en cada momento que teníamos. Si bien podíamos jugar en el patio, en el parque y hasta dentro de la casa. Recuerdo que todos teníamos un NES. Pero recuerdo una de mis primeras experiencias nintenderas como tal vez la más especial : mi abuela me regaló un Game & Watch japonés con doble pantalla.

Sí, en esa época para mí era un “pinball” elegante. Tenía la forma y el estilo del Nintendo 3DS original: brilloso, doble pantalla y dos dificultades. Lo jugué por mucho tiempo y muchísimos años. Me daba curiosidad que dijera Nintendo en la cubierta y me parecía curioso que sea la misma compañía que hizo Mario y Zelda. Este juego fue creado en 1983, un año antes de que yo naciera y muchos años antes del Game Boy.

Conforme pasaron los años tuve muchas consolas y aparatos tecnológicos, pero siempre recuerdo con mucho cariño ese Game & Watch que jugué hasta que literalmente se cayó a pedazos. Tengo la suerte de haber tenido una gran niñez y, cada vez que recuerdo con nostalgia esas épocas, me doy cuenta que la marca Nintendo siempre estuvo presente.

No hay duda que Nintendo es y siempre será sinónimo de diversión, buenos momentos, familia y mucho, muchísimo cariño.

Daniel Takaezu

Daniel Takaezu

Taka es psicólogo social, marketero y director de La Facultad Gamer. Su objetivo es compartir una visión científica de los videojuegos de ayer y hoy conectando la educación y el entretenimiento.