Aburrimiento y videojuegos

Jugar para no aburrirse y aburrirse al jugar

aburrimiento

Es sábado y SUJETO A tiene una ligera fiebre, producto de una gripe común. Le toca quedarse en casa, mientras sus amigos están en una reunión disfrutando del fortalecimiento de relaciones sociales y realizando actividades de esparcimiento (o sea, jugando un torneíto de Smash). No hay nada que hacer. Intenta jugar su videojuego favorito, pero sorpresivamente no la pasa tan bien y lo apaga al rato. SUJETO A está oficialmente aburrido.

Sin embargo, en la misma fiesta a la cual él no pudo asistir está SUJETO B, un amigo suyo que está en la fiesta desde temprano con su grupo de mejores amigos. No es introvertido ni antisocial, solo que simplemente no está de humor. Incluso, secretamente piensa que hubiera sido mejor quedarse en casa jugando su videojuego favorito. SUJETO B está oficialmente aburrido.

¿Qué sucede con estas personas? ¿Acaso están mal de salud, tal vez con depresión? La respuesta es no. El aburrimiento es parte importante de nuestras vidas y, aunque no lo crean, es una emoción crucial para el desarrollo humano y la creatividad.

LA CIENCIA DETRÁS: La neurociencia del aburrimiento.

El aburrimiento ha sido estudiado por la psicología social y la medicina durante mucho tiempo y mientras que ha sido asociada de cerca con la depresión y las adicciones, resulta también que el aburrimiento es una importante fuente de creatividad, bienestar y sentido de conciencia.

Esto se debe a cómo está conectado nuestro cerebro. Las personas con menor cantidad de receptores de dopamina en sus neuronas tienden a aburrirse con frecuencia y necesitan mayores y más frecuentes cantidades de estímulo para estar motivados. Ésta es la base de las adicciones.

Por otro lado, se sorprenderán al saber que mientras estamos aburridos, la actividad cerebral cae solo un 5%. Mientras las personas están aburridas se presenta más actividad electromagnética en zonas del cerebro responsables por la memoria auto-biográfica, el concebir y entender los sentimientos de otras personas (empatía) y concebir eventos hipotéticos (imaginación).

Nuestro cerebro necesita estimulación y por eso es que muchas veces, cuando estamos aburridos, buscamos jugar videojuegos. Pero, entonces, ¿por qué a veces nos aburrimos de jugar?

bored 1

Después de haber jugado 20 minutos de Final Fantasy XIII-2

Nuestro cerebro necesita estimulación constante y, sobre todo, variada. Sucede que cuando jugamos un videojuego algo repetitivo o aburrido, la dopamina (el neurotransmisor responsable del disfrute) que se libera es cada vez menor y, sumado a ésto, las neuronas empiezan a cerrar sus receptores de dopamina, por lo que nuestro cerebro nos dice literalmente “¡Hey! Esto ya no es tan chévere como al principio” y es cuando nos aburrimos.

Lo curioso es que podemos aburrirnos de nuestro videojuego favorito por sobre-estimulación. En psicología, este fenómeno se llama desensibilización: la dificultad o imposibilidad de sentir satisfacción o placer debido a una sobre-exposición del estímulo satisfactorio. Cuando escuchan su canción favorita una y otra y otra y otra vez; al final del día se vuelve su canción más odiada. En videojuegos, cuando consumimos algo suculento como un nuevo juego de Zelda por demasiado tiempo, nuestro cerebro se “sobrecarga” de ricura y nos desensibilizamos y es posible que luego de varias horas nos aburramos.

bored 3

Nada como Zelda: Hyaah! Eaaah! Hyaah! lol

PALABRAS FINALES: Balance y diversidad.

Para combatir el aburrimiento, los humanos hemos creado diferentes tipos de entretenimiento, entre ellos los videojuegos. Pero si bien podemos tener muchos videojuegos de diferentes géneros y tener una alta variedad de ellos, la verdad es que al final del día no podemos depender solo de ellos para poder divertirnos y es muy posible que nos aburramos. Nuestros músculos y sentidos también necesitan estimulación y desarrollo.

Así que cuando se sientan aburridos, piensen que es un estado saludable y muy humano que los puede llevar a ideas geniales, creatividad e imaginación. También es un tiempo para reflexionar y hasta entender mejor cómo piensan otras personas. Y, si desean jugar videojuegos, háganlo pero con mesura. Ah, y piensen en leer un libro o realizar algo de actividad física también. Su cerebro se los agradecerá.

REFERENCIAS:

VSauce – Why do we get bored?

Jennifer Schuessler – Our boredom, ourselves

Daniel Takaezu

Daniel Takaezu

Taka es psicólogo social, marketero y director de La Facultad Gamer. Su objetivo es compartir una visión científica de los videojuegos de ayer y hoy conectando la educación y el entretenimiento.